Vida interior

VIDA INTERIOR

¿Cómo vivía su bautismo?

Celo por las almas.

El secreto de la felicidad de la M. Concepción.

Pobreza y navidad.

Consejos de su Director espiritual.

Presencia de Dios continua, imitación y amor a Cristo.

El Carmelo y la M. Concepción.

El Sgdo. Corazón de Jesús y la M. Concepción. 

La M. Concepción y la Virgen.

Pasión y Resurrección vivida con la M. Concepción

San José y la M. Concepción.

Celo por los sacerdotes.

La M. Concepción y Sta. Teresa de Jesús.

 


 

 ¿CÓMO VIVIA SU BAUTISMO?

La M. Concepción tenía una gran apreciación al sacramento del Bautismo, tanto es así que escogió esa fecha para el día de su profesión simple y Solemne.

La vida de la M. Concepción está al alcance de todos. Ella se sirvió de los medios ordinarios que la Sta. Madre Iglesia ofrece a sus hijos: los sacramentos, la oración, la Sta. Misa...  vivió intensamente su Bautismo, vivía los acontecimientos del día con mirada de fe, con una esperanza y confianza absoluta en el Corazón de Jesús y totalmente entregada en amar cada día más al Corazón de Jesús.

Cada vez que tendía la ropa en los porches en los muchos años que fue ropera, siempre dirigía su mirada a la torre del campanario de Sta. Eulalia (iglesia donde la bautizaron) que sobresale un poco y rezaba por sus padres y padrinos en agradecimiento por haberla bautizado al día siguiente. 

 Campanario de Sta Eulalia

 

 

 

 Desde los porches del Monasterio  se puede apreciar al fondo de la fotografía la torre del  campanario de Sta. Eulalia.

 

 

 


 

 CELO POR LAS ALMAS. 

La M. Concepción tenía un gran celo por las almas. Cada hora - al dar el reloj las horas- rogaba por la conversión de los pecadores, por los moribundos y por los que iban a morir en esa hora. 

Todo el mundo tenía cabida en su corazón lleno de celo y de los sentimientos de Cristo.

Estas son algunas de las oraciones que rezaba cada hora: 

Misericordiosísimo Jesús, abrasado en ardiente amor a las almas os pido por las agonías de vuestro Sacratísimo Corazón y por los dolores de vuestra Inmaculada Madre, que lavéis con vuestra sangre preciosa las almas de todos los pecadores que se hallan en agonía y tienen que morir hoy (en esta hora). Amén. 

Corazón agonizante de Jesús, tened misericordia de los moribundos. 

Corazón compasivo de María, rogad por nosotros y por los que están en pecado mortal.

San José, padre adoptivo de Jesucristo y esposo de la Virgen María rogad por nosotros y por los agonizantes de esta hora.

Otra oración que rezaba cada día:

'¡Oh Jesús! yo os pido me concedáis la gracia de salvar un alma por cada latido de mi corazón, unido a los latidos del vuestro y a los del Corazón Inmaculado de vuestra Santísima Madre. Os lo suplico por vuestra Preciosa Sangre y vuestra Divina Misericordia'.

 En 1971 escribía en unos Ejercicios espirituales:

'El Padre ha leído de los santos Evangelios lo que trata de la crucifixión, luego nos ha dicho fuéramos a la celda y ante el crucifijo termináramos la meditación, yo he leído el evangelio de S. Juan y  me ha emocionado mucho, cuando dice tengo sed, me he imaginado que Jesús me miraba y me decía tengo sed de amor y de almas y le he prometido hacer lo posible para apagar su sed, pero que tiene que ser El quien me lo haga cumplir. 


 

EL SECRETO DE LA FELICIDAD DE LA M. CONCEPCION

La M. Concepción decía muchas veces las palabras de Sta. Teresa de Jesús: 'Hacer mi voluntad una con la Voluntad de Dios' es la unión que yo deseo". Esto es lo que ella entendía por santidad y unión con Dios. No querer nada por cuenta propia sino sólo querer lo que Dios quería en cada momento.

Ella, siendo tan parca de palabras, dijo confidencialmente un día estando enferma en la clínica a una parienta suya religiosa:

"El Corazón de Jesús es mi corazón. Él y yo estamos unidos y somos una sola persona. Si tú amas al Corazón de Jesús, y tú estás con Él y Él contigo os uniréis y seréis una sola persona. Nunca sufrirás porque Él lo coge todo, Él es Amor, y todo lo que Él tiene nos lo da a nosotros. Felicidad eterna".

         

La M. Concepción unía todas las cosas que hacía a las que hizo Cristo en este mundo, por ejemplo, cuando barría, unía aquella sencilla acción de barrer, a la de Cristo cuando barrió tantas veces el taller de Nazareth. Recordemos los grandes propósitos que año tras año iba proponiendo cada vez con más amor, con más fervor, con más ilusión: "Dios mío SOLO QUIERO LO QUE VOS QUERÁIS".

"Propongo unirme a Jesús en todos mis actos y procurar hacerlos como El los hacía".

"Hacer todo como lo haría Jesús, pensando en Dios, amando a Dios y haciéndolo todo por ser la Voluntad de Dios y renovar estos actos 12 veces cada hora".

 

En sus apuntes de conciencia escribió:

"Soy de Dios... Todo en mi ha de ser de Dios... Dios ha depositado en mi alma una cantidad de gracia que yo debo administrar a fin de alcanzar la belleza y perfección que El desea de mi. Hará más un alma perfecta que muchas tibias y flojas... Debemos reproducir en nosotros a Cristo... Madre mía encárgate tú de transformarme en Jesús... que todas mis obras las haga como las haría Jesús... que sea Jesús quien viva en mi.

Debemos dar a Dios nuestra voluntad toda entera sin particiones... sin volvernos atrás... sin reclamar la joya que una vez hemos dado... Corazón de Jesús en vos confío. Fortaleza de los débiles tened piedad de mi.

Para Dios todo es posible... No somos santos porque no llegamos a fiarnos de Dios... Dios mío, todo está preparado para mi santificación, sólo falta que yo me deje llevar de vos... que yo no estropee vuestros planes... Como el niño recién nacido que no puede nada sino llorar, así somos nosotros... Vos lo sois todo para nosotros. Corazón de Jesús en Vos confío.

Bernardo a qué has venido?. Dios nos predestinó antes de la creación del mundo, desde toda la eternidad, para que fuéramos santos e inmaculados en su presencia por la caridad. Si no alcanzamos una santidad no común, defraudaremos los planes de Dios. Todo nos sirve para alcanzar nuestro fin, sólo falta que en todo veamos la Voluntad Santa de Dios y nos esforcemos para cumplirla con toda perfección. Señor lo que tú quieras".

 

Letrilla de Navidad que cantaba invariablemente al Niño Jesús en Navidad, como resumen del sentido de su vida:

"Oh Jesús amado mío,

nada quiero más que a ti.

Toda a Ti me doy, Señor,

haz lo que quieras de mi".


 POBREZA Y NAVIDAD.

Cilindro Baby Jesús

 

  

Cilindro pintado por la M. Concepción.

En él se ve el gran amor que tiene al Corazón de Jesús y cómo se da cuenta de que desde el seno de la Virgen, el Corazón de Jesús ya late de amor por el hombre. 


 

 

 

 

 

 

 

SUS ESCRITOS. ENTREMOS EN SU INTERIOR...

La M. Concepción nunca se la vio coger apuntes en las pláticas de los Ejercicios Espirituales. Los escritos que se conservan de ella, son lo que después de la plática reflexionaba en la soledad de su celda sobre lo que más le había impresionado, y lo escribía para hacerlo vida. Escritos personales de la M. Concepción que nos pueden ayudar preparar nuestros corazones para recibir al Salvador en nuestras vidas:

 

Escribirá en 1977 contemplando el misterio del Nacimiento:

"... el Niño, el Verbo hecho hombre que me ama con su corazoncito humano, como me había amado desde toda la eternidad y que empieza a trabajar para redimirme". 

La M. Concepción es consciente del gran amor que Jesús tiene por ella y por cada uno de los hombres, por ello se empeñará toda su vida en "procurar enamorarse intensamente de Cristo"

 

Ejercicios 1957

"¡Cuánta diferencia se halla entre mi pobreza y la de Cristo! Cristo en un pobre establo, y yo en acomodado aposento; Cristo se alegra en una total penuria, y yo me quejo de que me falta lo innecesario; Cristo padece necesidad en la habitación, alimentos y vestido; y yo no deseo sino vestido delicado, comida regalada, habitación espléndida. ¿Cuándo imitaré lo que adoro?

Siempre estaré indiferente a vivir en cualquier lugar, y tomar cualquier alimento, aunque sea el más incómodo y vil, alegrándome de sentir los efectos de la santa pobreza: con tal de estar donde Tú quieras, cualquier choza me servirá de palacio. Oh Señor, que oyes el deseo del pobre, dame el que pobre de todo, me considere rico teniéndote a Ti". 

El gran secreto de la M. Concepción fue su gran enamoramiento

creciente hacia el Corazón de Jesús.

Su gran deseo fue siempre el mirar a Jesús en todo para poderle

imitar en cada momento del día, actualizaba su amor por Jesús

viviendo con intensidad el momento presente. 

EJEMPLO PRÁCTICO.

Durante la Cuaresma la Comunidad se dedicaba a labrar palmas de diferentes tamaños para el domingo de Ramos. Se solían hacer en la recreación todas juntas y el primer día se ponían sobre la mesa las tijeras y demás materiales del común para que cada una tomase para poder labrar las palmas. 

La M. Concepción siempre escogía para sí lo peor de todo y lo más inservible que había en aquella caja: el hilo que se rompía al tirar de él, las tijeras peores, las que apenas cortaban, o le faltaban una anilla, o tenían una de las dos puntas rotas... ella las arreglaba, así como podía y las empleaba, como lo más natural. 

Esto lo hacía con una naturalidad tan grande que nadie a no ser que se fijase de propósito nunca lo hubiese visto. Pues ella no hacía de ello ni el mínimo comentario. Era consciente de que, escogiendo este material tan inservible, por amor a Jesús, podía imitar en ese momento a lo que su Amado había escogido por amor a ella: lo peor de todo, lo que nadie ha escogido para nacer... un establo...

 

Niño Jesús del Noviciado.

Niño Jesús 'El Cantador de fin de año'.

Este Niño Jesús va de celda en celda cantando a cada monja una estrofa sobre el nombre de cada una.

Niño Jesús 'El Enfermerito'

Se encuentra en la enfermería del Monasterio, tiene en

sus manos una gasa y lleva el estandarte con las letras

en latín: 'Estuve enfermo y me visitaste'.

Niño Jesús 'El Sacristán'

Está en la sacristía del Monasterio y tiene en la

mano un Corazón.

Niño Jesús 'El Tornerito'.

Está en el Torno del Monasterio y lleva en sus

manos una cestita.

 


 

CONSEJOS DE SU DIRECTOR ESPIRITUAL EN LOS PRIMEROS AÑOS DE VIDA RELIGIOSA.

Padre Francisco Regis

 

 

P. Francisco Regis, Trapense (Italia)


 

 

 

 

 

 

 

 

 


La M. Concepción se tomó tan en serio los consejos del P. Francisco Regis desde el primer momento de su vida religiosa, que las monjas de su Comunidad siempre se los vieron practicar de una manera natural, y forman ahora parte de su autobiografía.

 '... las Damas de honor de la Reina, con que prontitud la sirven y con qué honor y gusto. Haz tú lo mismo, pues no sólo eres Dama de honor sino esposa, y de un esposo que nunca morirá, quién es no solo Rey, sino Rey de Reyes: seas fiel, que Él te lo será: ámale mucho que por redimirte dio toda su sangre, me parece sentirle diciéndote siempre: Tú, al menos ámame, ámame por tantos cristianos que me aman tan poco – Amando Jesús tanto al hombre quiere ser correspondido... repara, repara, con una amor intenso  tanta ingratitud.... 

Esta imagen que te mando te recordará los grandes deseos que tiene tu Esposo de ser amado con ardor – ponla en el breviario u otro lugar donde la veas con frecuencia'.

Estampo Corazón de Jesús italiano

 

Estampa que le envió el P. Regis desde Italia y que guardó toda su vida en el Breviario donde la podía ver cada día.

 


 

 

PRIMERA CARTA, DE 15-2-1929

'Empieza con fervor y haz honor a tu nobleza, que ' nobleza obliga' – Muchas novicias  y religiosas te mirarán: si eres fervorosa y regular, serán más regulares'.

La M. Concepción se propuso desde un principio: 'Tengo que actuar siempre de tal manera que lo que yo haga lo puedan hacer siempre todas en favor de la observancia de la Comunidad' .

 

"No pierdas tiempo: no estés ociosa: que el tiempo es oro: vale más que el oro: vale el paraíso: un mejor puesto en el paraíso".

'No puedo perder ni un minuto'

 

"Trabaja, que el trabajo es una penitencia impuesta por Dios al hombre, trabaja para imitar a Jesús; Dios trabajó para darnos ejemplo, trabajar para ganar el pan quotidiano y ganarlo para las otras religiosas, que no pueden trabajar- trabaja para darles ejemplo – trabaja para sujetar el cuerpo. Sea tu gran penitencia el trabajo cuanto te lo permita- como es edificante ver un religioso, a más de su empleo, verlo ayudar con frecuencia a sus hermanos".

Siempre se la veía trabajando, incluso cuando acompañaba a alguna hermana a la clínica y tenían que estar algunos días, hacía escapularios. Decía: 'El que no trabaja que no coma'. 'hemos de trabajar para dar de comer a las hermanas y poder dar para las misiones'. Cuando se trataba de algún acto o de algún trabajo de comunidad, allí estaba ella sin falta, por muchas ocupaciones que tuviese urgentes. Cuanto más pesado y esforzado era, tanto más pronto llegaba. Era la primera en llegar y la última en retirarse. Tomaba para sí lo que suponía más trabajo, lo más humilde. Siempre para ella tomaba lo más pesado y costoso.

 

"Sé buena con tus Hermanas, con todas, en todas partes, en todas ocasiones, cuando estés contenta, cuando estés triste, cuando goces buena salud, cuando estés enferma; que puedan decir tus buenas hermanas, sin mentir, que eres para ellas un modelo, seas como el pan, que es bueno solo y con cualquier otra cosa".

Siempre se la encontraba en un estado de ecuanimidad de ánimo, siempre amable. Bastaba verla para saber lo que se tenía que hacer en ese momento.

 

"Seas obediente a tus superioras, confesor, como lo serías a Jesús mismo si te comandase en persona, ellos representan a Jesús, mandan en nombre de Jesús, obedécelos por amor a Jesús; obedece con gusto, sin tardanza, en todo, a todos, que el precio de la obediencia es grandísimo, obra hecha por voluntad propia es de ningún valor, Jesús pagará solo el día de cuentas, toda obra hecha por Él, como un propietario paga solo el trabajo que el operario ha hecho en su campo, No en el campo del vecino. ¡Cuántos desengaños en aquella hora!  tantas obras buenas y Jesús responderá lo habéis hecho por capricho, por voluntad propia, habéis recibido ya vuestra paga – Feliz el religioso quién de la mañana a la noche vive a la orden de Jesús manifestado, expresada por la campana y por sus superiores, su recompensa será grande- sus días son días llenos".

Una Priora dijo de ella: “La Madre Concepción es muy buena priora, pero es también ¡excelente súbdita!”. En ella las Hermanas de la Comunidad dicen de ella: 'tenía una intensa mirada sobrenatural no veía más en el Superior que al mismo Dios: “Quien a vosotros oye, a Mï me oye, quien a vosotros desprecia, a Mí, me desprecia”.

 

"Tienta a veces el diablo respecto a la comida – considera como venida de manos de Jesús, lo que es verdad, pídele que la bendiga y verás como la encontrarás buena-Yo me digo hoy falta un poco de sal, mañana será salado, hoy es frio mañana será caliente, hoy es crudo mañana será cocido y la reparación no falta, y con este sistema, como bien y hago honor al cocinero, quién está muy contento, y cree haber hecho maravillas, el pobre ha hecho cuanto ha podido y sabido; yo tal vez habría hecho peor. Se puede gozar comiendo, pero se debe comer para vivir; este es el fin del alimento: Dios no prohíbe el deleitarse; mejor si sabemos privarnos: yo te diré que Jesús es tan bueno con quién sabe hacerlos, que goza más el que se mortifica o quiere mortificarse, que el que corre detrás del deleite – yo comparo el religioso que quiere mortificarse, con el hombre y su sombra. El niño corre para meter el pie sobre su sombra y no lo obtiene, aunque corra todo el día, huye de ella, y ésta no le deja: comed lo que os dan, decía Jesús a sus apóstoles: No digas jamás esto no me gusta".

En las comidas nunca dejaba ni una sola cucharada del primer o segundo plato para comerse algún que otro postre que ponían de vez en cuando en el refectorio. Se acostumbró a tomar bicarbonato después de las comidas. Al ver las cocineras que se lo comía todo, le ponían más y más sopa, y siempre se la acababa toda, por lo que ya tenía que quitar algo del segundo y por supuesto quedaba descartado el poder llegar al postre. A este respecto nos hizo mucha gracia el que un día, ya al fin de su vida (a los casi 94 años) una Hna. llena de caridad, le dijo: Madrecita Concepción, no coma tanta sopa, porque la sopa no alimenta; tiene que comer menos sopa y más del segundo plato. Ella se limitó a contestar con una sencillez: “pues a mí me ha alimentado 70 años”.

Como San Pedro de Alcántara que, para engañar su cuerpo en tiempos de grandes fríos, abría primero la ventana para con después cerrarla hallar el cuerpo más sosiego, así hacía ella. Cuando su cuerpo estaba con particular inapetencia, sólo entonces era cuando se aderezaba los alimentos; y aquel nuevo sabor ya le suponía alivio y regalo;  y así ya no necesitaba de ningún otro. Procuraba mucho la mortificación en todos los sentidos. Nos decía: “Yo la verdad, cuando me viene alguna mortificación, algo que me cuesta, procuro querer más de aquello y, enseguida, no sé cómo es, pero desaparece la mortificación, ya no me cuesta nada. Me va muy bien.” Esto nos lo enseñaba como “un truco suyo".


 

PRESENCIA DE DIOS CONTINUA. IMITACION Y AMOR A CRISTO.

PIQUETAS  

 Piqueta (Lavamanos). Foto de Donald Murray


 

 

 

 

 

 

La 'piqueta' (el lavamanos) es uno de los rincones más característicos del Carmelo de Palma, situado al lado de la cocina.  

La Madre Concepción aprovechaba cada oportunidad, cada momento  del día, para amar e imitar más de cerca a Jesús, su Modelo y su Todo.

Veamos ahora,

¿por qué se ha puesto esta foto? ¿Qué tiene que ver esta foto con el título que está indicado más arriba?

Reparemos que en la foto hay 4 grifos: el de la izquierda de arriba es el del agua caliente; (hay que decir que por mucho frío que hiciese en invierno, la M. Concepción nunca lo empleó para su uso personal, sino solamente lo empleaba el día que le tocaba cocinar, llenando la olla para hacer la comida para la Comunidad); el grifo de la derecha de la parte de arriba es el de agua fría en el que viene gran cantidad de agua; los dos de abajo pertenecen al pequeño depósito que hay que ir llenando, y al abrirlos sólo sale un chorrito de agua muy pequeño, que en cierta manera puede hacer perder la paciencia a quien desee lavarse las manos en él. 

La M. Concepción cuando se lavaba las manos en esta piqueta, siempre escogía de propósito, el grifo de abajo. Aunque tuviese prisa, se lavaba invariablemente las manos en ese chorrito minúsculo, como si tuviese todo el tiempo del mundo, y como si fuese el mejor grifo que existiese.

Y eso, ¿por qué?

Para imitar a Jesús, que siendo rico se hizo pobre por nosotros, que siendo Dios se hizo Hombre, tomando la condición de esclavo, buscando toda incomodidad... 

El que siempre escogiese ese grifo y no otro, es prueba de que, en aquel momento, estaba pensando en Dios y, por amor a Él, lo hacía así y no de otra manera: escogía lo peor, lo que no servía, lo que nadie quería ni utilizaba. Así fue toda su vida y hacía en todas las cosas. Y así llegó a ser inmensamente feliz, haciéndolo todo así como lo haría, como 'de hecho' lo hizo Jesús, y bajo Su mirada amorosa. 

¡Cuántas almas debió salvar por estos detalles tan insignificantes y tan llenos de amor!

El mundo de hoy y de siempre, suele buscar lo más cómodo, lo más práctico y lo más eficaz. Hoy se busca también lo más rápido, lo mejor... pero una vez que se tiene... no se es plenamente feliz; a veces todo lo contrario: viene la insatisfacción, por lo que se buscan nuevos 'métodos' para ser feliz. Pero la felicidad no viene por ahí. 

La M. Concepción nos enseña a todos que la felicidad no se halla en todo esto. Ella no se buscaba a sí misma en nada, ni sus gustos, sino siempre y en todo buscaba unirse a Cristo en todas las cosas, y por eso olvidada de sí misma, buscaba lo peor, lo más incomodo, lo que no servía, lo último, lo que nadie quería. Buscaba cosas más altas que las que puede dar este mundo, buscaba agradar en todo al Corazón de Jesús, buscaba continuamente las maneras en que podía demostrarle su amor, ganarle almas ... y esto sí que la hizo ser inmensamente feliz, porque Dios regala 'a lo Dios' a las almas que le aman. 

La M. Concepción nos enseña a hacerlo todo por amor y hacerlo porque es su Voluntad. Nos enseña a tener esa presencia de Dios continua, que te hacer vivir en infinita paz, alegría y felicidad.

 

SUS ESCRITOS. ENTREMOS EN SU INTERIOR...

1956

"Propongo aprovechar todos los momentos... Tomarlo todo como me lo deis... vivir el momento presente y santificarlo".

1957 

"Propongo hacer todas las cosas como las haría Jesús:

- 1º pensando en Dios

- 2º amando a Dios

- 3º hacerlo todo por ser la voluntad de Dios

1959

"No mirar nunca las causas segundas en todos los acontecimientos, sino sólo al Padre que nos ama. Padre no se haga mi voluntad sino la tuya".

1963

"Trabajemos como Jesús:  estaba su trabajo en Nazaret, penetrado de vida interior, las manos se movían, sudaba el rostro, se agitaban los músculos; pero el corazón seguía recogido en Dios, unido a El por continua oración: Regulado por la obediencia; no hacía sino lo que le mandaban, porque se lo mandaban, y como se lo mandaban. Inspirado en el celo de la gloria de Dios y la salvación de las almas".

 

¿QUÉ LEIA LA M. CONCEPCIÓN?

Estos párrafos los tenía en sus cuadernos de conciencia, los meditaba y los hacía vida. Veámoslo...

"Cuando realizas tus acciones no con mezquindad o negligencia, sino con ardor, es decir, con toda la buena voluntad de que eres capaz, tu amor entonces crece inmediatamente y a cada acto un nuevo aumento de caridad. De este modo crecerá progresivamente, se hará más robusto, maduro y capaz de arrastrarle todo entero a Dios. Procura, pues, durante el día estos actos de amor sean los más frecuentes posibles, para poder vivir, en cuanto te sea dado, en continua actualidad de amor".  (P. Gabriel de Sta. M. Magdalena, o.c.d.)

"El alma que sabe hacer de su vida una continua unión con la mía, me glorifica mucho y trabaja últimamente para el bien de las almas. Está por ejemplo, ejecutando una acción que en sí misma no vale mucho, pero la empapa en mi Sangre o la une a la acción aquella hecha por Mi durante mi vida morta; el fruto que logra para las almas es tan grande o mayor quizás que si hubiera predicado al universo entero. Y esto sea que estudie o que hable, que escriba, ore, barra o descanse; Con tal q ue la acción reuna dos condiciones: primera que esté ordenada por la obediencia o el deber, no por el capricho; segunda, que se haga en íntima unión conmigo, cubriéndola con mi Sangre y con pureza de intención".  (El Corazón de Jesús a Sor Josefa Menéndez)

"Para que una acción sea viva conviene que tenga el espíritu interior. Cuenta las acciones que haces en un día; si las vivificas todas, cuántos méritos antes de la noche..." (Jesús a la Sierva de Dios Benigna Consolata)

"Todas las cosas que Dios dispone son otros tantos peldaños de la misteriosa escala que nos conduce a tan deseado fin. Aceptémoslo, pues, todo voluntariamente de la mano de Dios y seremos felices". (Sta. Teresa Margarita, C.D)

 

EJEMPLO PRÁCTICO

En 1931 se da a la M. Concepción el oficio de ayudante de la ropería. Es el primer oficio que recibe cuando salió del noviciado.

Uno de los trabajos que tenía que hacer era barrer el último piso de la escalera del torno que da a los porches, donde está la ropería.

  

Fue barriendo lo mejor que sabía, pues había leído lo de aquel novicio que barría muy mal y su P. Maestro le preguntó:

 

- Hermano, ¿por quién barre?

 

- Por Jesús.

 

- ¡Por Jesús! ¿y lo hace tan mal? Si me dijese por alguna otra criatura, todavía pasaría, pero, ¡por Jesús!

 

Y le mandó volver a barrer.

 

La Hna. Concepción procuró barrer solamente por amor a Dios y porque la voluntad de Dios en aquel momento era que ella barríera aquella escalera.

 

Inmediatamente cuando acabó de barrer vio cómo subían haces de paja para hacer un jergón. La paja fue dejando en cada peldaño sus pertinentes secuelas.......

 
 
 
 
Lo vio....
 
             ...Pero no se inmutó. 
  
 
paja escalera
 
  
 
Ella había barrido solamente por amor a Dios y no perdió la paz.
 

 

EL CARMELO Y LA M. CONCEPCION.

Frases suyas (en cursiva), o de otros que ella repetía, vivía intensamente y enseñaba:

  1. 'Sin mitigación, hasta la muerte'

  2. 'Hacer mi voluntad una con la de Dios, es la unión que yo deseo'

  3. 'Si viere va cayendo en algo la Orden, procure ser piedra tal con que se torne a levantar el edificio.

  4. 'No quiero ser una mancha pra la Orden y para la Iglesia'.

  5. ¡Qué tales hemos de ser para arracar estas gracias -sacerdotes santos- de Dios! 

  6. 'Bendita sea la hora en que la Virgen Santísima dio el Escapulario a S. Simón Stock' (cada hora lo rezaba).

  7. 'No hay que inventar nada. Todo está inventado' (Se refería al carisma de Santa Teresa).

  8. 'Soledad y silencio. Asidua oración y generosa penitencia'.

  9. 'Olvido de lo creado. Memoria del Creador. Atención a lo interior y estarse amando al Amado'.

  10. 'Fomenta y amplifica en el Carmelo el espíritu de oración, para lo cual son necesarias tres cosas: el silencio, el retiro y la mortificación. faltando las cuales no hay oración y sin oración el Carmelo no existe'.

  11. 'La carmelita debe estar siempre atenta al paso del Señor'.

  12. 'Debemos amar a nuestra Santa Orden, no con espíritu exclusivista y desdeñoso, sino de preferencia y de familia. Pensemos en nuestros Santos Padres Elías y Eliseo en la vida de oración y mortificación. Lo que costó a nuestra Santa Madre la Reforma. Debiera amar nuestro Santo Hábito'.

  13. 'Nuestro carisma es la unión con Dios para traer a los hombres las luces y gracias necesarias'

  14. '¿Para qué estoy aquí? Dios me pide que sea una carmelita perfecta, que asimile la Regla y las Constituciones.. lo mejor posible'.

  15. 'Me siento atraída al Carmelo para vivir completamente una vida de oración y de unión con Dios, separada por completo del mundo. también me atrae por su austeridad y por su fin de rogar por los sacerdotes y por los pecadores; y lo que me encanta es que la carmelita se sacrifica en el silencio, sin que vea el fruto de su oración y sacrificio' (Teresa de los Andes).

  16. 'Una carmelita que cumpliese muy bien las dos horas de oración y después durante el día no no tuviese oración, no sería tal carmelita'.

  17. 'Quiero que mi Apostolado sea a lo carmelita, oculta en tu Corazón'.

Quería que se pintasen las Santas y Beatas de la Orden que iban subiendo a los altares, para ponerlas en la iglesia del monasterio.


 

EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS Y LA M. CONCEPCIÓN.

'CUANDO EL HOMBRE ENCUENTRA UN TESORO... VA... VENDE CUANTO TIENE... Y LO COMPRA'.

 

El Corazón de Jesús fue el GRAN TESORO que encontró la M. Concepción.

 EL SECRETO DE TODO CUANTO AHORA ADMIRAMOS EN ELLA.

La M. Concepción con el Corazón de Jesús lo es todo y sin Él, nada.

Así como se dice que "el corazón de Pablo es el Corazón de Cristo",

bien se puede afirmar también que "el corazón de la M. Concepción es el Corazón de Jesús".

 

Cuando en el s. XXI alguien quiere suprimir la devoción del Corazón de Jesús, tachándola de 'anticuada',  en la era del papel -en la que hay más escritores que lectores- surge de improviso una figura -no precisamente de una imprenta- sino de una clausura en la que vivió 70 años: La Madre Concepción que no 'escribió', no 'inventó'; sólo 'VIVIÓ' y, ¿qué vivió? su amor apasionado, intensísimo, por el Corazón de Jesús. Se enamoró de verdad de Él. Todo lo encontró en Él.

Larga fue su vida ¡casi 94 años! pero ¡se le hizo tan corta...! Su amor la urgía: 'no puedo perder ni un minuto', viviendo en una ilusión constante de enamorada: 'He procurado enamorarme intensamente de Cristo'. 'Si mil veces tuviese que elegir otras tantas volvería a elegir lo mismo, pero entraría más pronto en el Carmelo'. Todo lo ofrecía al Corazón de Jesús y, queriéndole ofrecer más, todo se le hacía tan poco, menos que nada. Las llamas del Corazón de Jesús la abrasaban por momentos.

Quizás esta es la explicación de la gran expansión que tiene ahora la figura de esta Madre, que está ahora continuando lo que empezó en la tierra: seguir dilatando Su Reinado y propagar Su Devoción, según le pidió ella misma: 'no quiero tener más ideal en el cielo ni en la tierra que tus santos intereses'.

 

... ¡EL CORAZÓN DE JESÚS...!

 Ella ahora es su apóstol. Nos enseña a ir a Él, a confiar todo a Él.

A hacerlo todo para Él.

Nos enseña 'los Nueve Oficios del Corazón de Jesús'

CUANDO EL HOMBRE ENCUENTRA UN TESORO....

VA... VENDE CUANTO TIENE... Y LO COMPRA.

 

La M. Concepción vendió todo lo que tenía... y no tenía poco... lo vendió todo. Y, todo lo que por el camino podría ir adquiriendo... todo lo iba vendiendo. Su tesoro no era otro que el Corazón de Jesús y por Él vivía: 'he de hacer locuras por Él'.

Su Gloria. Su Reinado. Su Amor. Su Corazón... se enamoró apasionadamente de Él con alma y cuerpo, con sentidos y potencias y todo se le hacía poco por Él.

Hizo un pacto eterno de amor y de entrega mutua con el Corazón de Jesús: 'CUIDA TU DE MI Y YO DE TI":

 

¿CÓMO HACER EL EXAMEN DE CONCIENCIA...? ... Le preguntó su primera novicia.

La Madre Concepción, le respondió de una manera tan sencilla como práctica, que no se basaba en lo acostumbrado, a saber: en examinar cómo desterrar el vicio dominante u otros que tengamos, ni tampoco en cómo adquirir virtudes. Sino que con una sola frase le dio la solución: 

Hacerlo todo por el Corazón de Jesús.

El Examen de Conciencia se resumía en esta sola pregunta:  

¿He ofrecido todas las cosas al Corazón de Jesús?

Ya se comprende que el alma que se acostumbre a ofrecer momento a momento durante todo el día y cada instante del día, todo cuanto haga, hable, escuche, piense, sufra, etc., al Corazón de Jesús,  no solo evitará cualquier falta, por mínima que sea, sino que adquirirá bien pronto toda clase de virtudes, se acostumbrará a vivir habitualmente en la Presencia de Dios, crecerá en Su Amor, y se llegará a configurar completamente con los sentimientos más íntimos de Su Corazón.

SE HABÍA CONSAGRADO ELLA MISMA CON TODAS SUS COSAS COMPLETAMENTE A ÉL,

EN TIEMPO Y ETERNIDAD

Y VIVIÓ MUY A FONDO ESTA CONSAGRACIÓN.

  

El Corazón de Jesús era su Divino Suficiente y quien le suplía todo. Le ofrecía a Dios Padre el Sagrado Corazón de Jesús con todo Su Amor, Sus sufrimientos y Sus méritos para expiar y purificar sus pecados y los de todos los hombres y suplir sus omisiones. Así:

- Cada día por la mañana se consagraba a Él, con todas sus obras, oraciones, sufrimientos y alegrías de aquel día.

- Cada hora rezaba al Corazón de Jesús: le invocaba, pedía que por Sus méritos lavase los pecados de quienes tenían que morir en aquella hora. 

 


 

LA VIRGEN Y LA M. CONCEPCIÓN.

La M. Concepción fue devotísima de la Santísima Virgen. La tenía como a verdadera Madre. Procuraba imitar sus virtudes. Se había consagrado a Ella. Vestía con gran devoción su hábito. Contaba con ella para todo. Le ofrecía obsequios. La saludaba cada hora. La invocaba constantemente y le pedía gracias para sí y para los demás. Daba gracias a la Santísima Trinidad por las prerogativas que le había concedido. Se preparaba mucho sobre todo para la Inmaculada...

Cuatro horas antes de entregar su alma a Dios, en un día como los demás, -sin ir a pensar que sería el último- la Hermana que la cuidaba por la noche, y que como S. Juan puede decir 'que tanto quería', le preguntó: ¿a quién quiere más de entre todas las personas?, diciéndole una sílaba de su propio nombre, para que la Madre Concepción lo continuase.

Pero la Madre dijo muy resuelta: 'al Corazón de Jesús'.

Bueno sí, al Corazón de Jesús, pero de entre todas las personas ¿a quién quiere más? -silabeándola esta vez la Hermana dos sílabas de su propio nombre, para que lo completase diciendo la tercera- la M. Concepción no titubeó un instante y no dijo la última sílaba como esperaba y quería la Hermana, sino que respondió: 'y a la Santísima Virgen'.

No tuvo que pensarlo ni un solo instante. Jesús y María eran ciertamente de entre todas las personas, las que más quería y esos dos Grandes Amores cerraron sus labios.

Jesús y María son su último acto de amor y la herencia que nos da a todos.

La tarde de la noche que murió -acabados los Santos Ejercicios Espirituales- renovó su consagración a Ella según S. María Grignion de Montfort.

¡Qué misteriosa fue su sonrisa póstuma, que tanto recuerda la de la Virgen Asunta! Aquel cambio de expresión tan inesperado ¿no será una imagen de su plena identificación con Ella?

Para más información sobre la última sonrisa pueden visitar el link  Carta de edificación  (al final de todo) y Primeros pasos de la Causa

 
Madre Concepción en Fátima

 

 

<-- Fotografía: M. Concepción con la Virgen Peregrina de Fátima, vestida de Carmelita. 

 

 

 

Asunción que regaló a su familia.

     Asunción que regaló su familia estando ya en el Carmelo

 

 

 

La Virgen en la Misión antes de entrar en el Carmelo. La Misión empieza con el Rosario de la Aurora y para él la gracia que le concedió la Santísima Virgen: la de levantarse como un resorte con grandísima puntualidad a golpe de tablillas.
 

La Virgen en Su Consagración al Corazón de Jesús. La Consagración que renovó varias veces,  la pone enteramente en manos de su Madre Inmaculada; a Ella se confía enteramente: 'no quiero dar un sólo paso sin ti'. A Ella le encarga 'el hacérsela cumplir' y quiere que conste que -después del Corazón de Jesús- a Ella se deberá toda la gloria. Aquí sus palabras:

'Madre mía Inmaculada, aunque indigna hija tuya, vengo a ti pues sé que en esta ocasión te agradará mi deseo.

Quiero ser toda del Corazón de Jesús, pero

siendo tú mi Madre, no quiero dar un solo paso sin ti.

Aquí tienes mi pobre consagración,

arréglala como mejor te agradare y después

en tus purísimas manos, o mejor si te parece

guardada dentro de tu Purísimo Corazón,

preséntala al Corazón de tu Hijo,

y luego, Madre querida,

toma a tu cargo el hacérmela cumplir

a fin de que eternamente conste que todo lo que por esta vía alcanzare,

la gloria, después del Corazón de Jesús

se deberá a ti'.

 

OBSEQUIOS:

 

SACADO DE SUS NOTAS DE CONCIENCIA: 


 

PASION Y RESURECCION DE JESÚS, VIVIDA POR LA M. CONCEPCIÓN.

Santo Cristo
 

 

Cuadrito que tenía la M. Concepción en su celda



 
 
 
 

La M. Concepción aseguraba a sus monjas que, la felicidad no la da la ausencia de sufrimientos, ni el que busca 'alivios' en el dolor es feliz, sino más bien el que sabe ensanchar su capacidad para ofrecer los sufrimientos por amor a Cristo y los une a los que Él quiso voluntariamente padecer por nosotros, éste es plenamente feliz. 

Al estilo de San Felipe Neri, que decía que para ser santo se necesita solamente tener dos dedos de frente, las 'recetas' que la M. Concepción nos da para el sufrimiento son en principio de sentido común y sirve para cualquier persona y en cualquier circunstancia. Cuando a ella le ocurría algún sufrimiento -del tipo que fuese, no procuraba sacudírselo de encima -como todos hacemos y no lo logramos- sino antes todo lo contrario: movía su voluntad para querer más de aquel sufrimiento y aseguraba a sus monjas: 'no sé cómo es, pero enseguida el sufrimiento desaparece. Cuando quiero más es que ya no lo tengo'. Pongamos un ejemplo: a una persona le pide un amigo el favor de llevar una bolsita de azúcar de medio kilo a otro amigo. ¡Qué ocurrencia! Vaya con el amigo. He de de cargar ahora con este estorbo, pero al no poder decir que no, va todo el camino quejándose de aquel abuso de confianza. Otra persona en el mismo caso y sintiendo la misma contrariedad, enseguida procura imaginarse que tiene que cargar una gran carga de 25 kilos, y al constatar que solo lleva un triste medio kilo va caminando feliz con aquella carga tan ligera, que no le está suponiendo el menor esfuerzo.

También le aliviaba, en cualquier lance que se pudiese encontrar en su vida, el pensar que otros sufren más. Comparado su dolor al del prójimo, el suyo siempre se le hacía ligero.

Todo esto pasado por puro amor a Cristo, unida a Sus méritos y sufrimientos, era para ella el colmo de la vida feliz.

  

SUS ESCRITOS. ENTREMOS EN SU INTERIOR...

La M. Concepción nunca se la vio coger apuntes en las pláticas de los Ejercicios Espirituales. Los escritos que se conservan de ella, son lo que después de la plática reflexionaba en la soledad de su celda sobre lo que más le había impresionado, y lo escribía para hacerlo vida.

 

21 - V - 1969 Ejercicios Espirituales:

"La samaritana. Jesús cansado llega al pozo de Jacob, y sentado espera a un alma, a una mujer; me espera a mí en aquella. "Dame de beber" le dice y me dice... tiene sed de mi entrega total, completa, sin reservar nada, nada debe quedar, que no se lo dé.

Dame Señor de esta agua para que nunca más tenga sed de las cosas materiales. Quiero adorarle en espíritu y en verdad en todas partes y siempre, la carmelita debe vivir siempre con Jesús contemplándole, amándole, e imitándolo. 

"¡Qué maravillas de amor no hará Jesús en un alma que se le entrega totalmente!. A mi me ha perdonado más que a la Magdalena porque me lo ha perdonado todo. No hay pecado que haya cometido una mujer en el mundo que no lo hubiera cometido yo si Jesús no lo hubiera apartado de mi camino; por tanto debo amarle más hasta la locura, hasta no poder más y, como amar es darse, entregarse, sacrificarse, olvidarse por complacer a aquel a quién se ama, procuraré hacerlo siempre, contando con tu gracia".

 

22 - V- 1969 Ejercicios Espirituales:

"Cristo fue azotado por mis pecados, deshecho por mis crímenes ¿qué debo hacer ante Jesús deshecho por mis crímenes? Debo entregarme del todo y en todo, para siempre. 

Mirar el crucifijo de mi profesión y ver lo que me dice; ¿qué veo en él? ¿qué me pide? suma pobreza, no tiene nada; dolores, no tiene parte sana desde la planta del pie hasta la coronilla de la cabeza; humillaciones, es burlado, escarnecido, despreciado ¿cómo debo portarme, ante un esposo pobre?, ¿podré apegarme a nada? Ante un esposo, varón de dolores, ¿buscaré el regalo?, y ante un esposo tan humillado, ¿podré buscar el honor? Jesús mío me entrego a Vos, quiero seguiros en suma pobreza espiritual y material, en oprobios y vituperios, quiero parecerme a Vos"

 

15- XII - 1971 Ejercicios Espirituales:

"El padre ha leído de los santos Evangelios lo que trata de la crucifixión, luego nos ha dicho fuéramos a la celda y ante el crucifijo termináramos la meditación, yo he leído el evangelio de S. Juan y me ha emocionado mucho, cuando dice 'tengo sed', me he imaginado que Jesús me miraba y me decía: tengo sed de amor y de almas y le he prometido hacer lo posible para apagar su sed, pero que tiene que ser El que me lo haga cumplir".

 

 (23 - X - 1979)  Ejercicios Espirituales:

 "La pasión hasta la muerte... Tengo sed... sed de tu amor... sed de que seas santa... sed de que me salves muchas almas..."

 

Ejercicios Espirituales 1956: 

"El beso de Judas... Qué asco debió causar a Jesús aquella boca... pero la recibió sin retirar el rostro... y lo hizo por mi amor, para enseñarme... ¿por amor a El no sufriré a mis hermanos?""Jesús ante los tribunales cuántas injurias... la bofetada en casa de Anás... los ultrajes de aquella noche terrible... y sobre todo el ser pospuesto a Barrabás... si Jesús sufre todo esto por mi amor, ¿no me entregaré yo por completo a su Voluntad?"

 

Ejercicios espirituales de 1960:

"Ver a Dios cara a cara y para siempre... y es Jesucristo quien me ha ganado esta gloria... con su muerte de cruz me ha abierto la puerta del Cielo... ¿Qué debo hacer para agradecerle tal beneficio?. Señor  haced de mí lo que queráis, que en todo diré que sí".  

 

Ejercicios espirituales de 1960: 

"Cristo todo lo perdió por la pasión, pero todo lo recuperó en la resurrección. Así también nosotros parece que todo lo perdemos al elevarnos al 3º grado de humildad, pero todo centuplicado lo encontraremos con Cristo en el Cielo".                                                                                        

 

(16 -XII- 1971) ejercicios Espirituales:

"Si morimos con Jesucristo, si sufrimos con El, si padecemos con El, ciertamente sermos coronados con El, y reinaremos con El'. La medida de nuestra felicidad será proporcionada a la perfección con que hubiéramos imitado este modelo"

 
  

¿QUÉ ES LO QUE LEÍA LA M. CONCEPCIÓN?

Estos párrafos los tenía en sus cuadernos de conciencia, los  meditaba y los hacía vida. Veámoslo...:

      "Qué misión tan extensa se me presenta, es universal. ¡Y yo tan incapaz para llenarla! Pero El, mi Esposo adorado, está conmigo. El me infundirá valor para inmolarme; para derramar místicamente toda la sangre de mi corazón cada día, pues la Carmelita debe morir a cada momento por los suyos y por las almas todas. ¡Qué pureza me exige mi vocación! ¡Siempre junto a Dios! Vivir la vida entera en la atmósfera divina...! ¡Esposa del Crucificado! ¡Qué pobreza y desprendimiento del corazón y del espíritu! ¡Qué obediencia y sumisión de nuestro ser!... La Carmelita busca siempre a Dios. Y ¿dónde mejor puede encontrarlo que en la cruz donde el amor le enclavó?...  (Sta. Teresa de los Andes)

      "Oh Benigna mía, quiero explicarte esta palabra: aniquilamiento. Aniquilamiento es la muerte, Cuando se tiene un pensamiento que agrada, y se olvida o se corta, es la muerte de aquel pensamiento: cuando se tiene un deseo, y se reprime, es la muerte de aquel deseo; cuando se tiene una voluntad y se renuncia es la muerte de aquella voluntad. El acto de la muerte es el acto de la vida, porque en el acto que mueres a la naturaleza, vives para Dios. Hoy me dijo Jesús: Ten los ojos fijos en Dios. Cuanto más de cerca está llamada una alma a seguirme más se debe mortificar. El perfecto despojo es la condición más necesaria para adherirse a Dios". (Jesús a Sor Benigna Consolata) 

 

 

EL PATRIARCA SAN JOSE Y LA M. CONCEPCIÓN.

san jose

 

 

Imagen 'milagrosa' de la familia Gual de Torrella que asistía a todos los partos.

Esta imagen la vio nacer también a ella.


 
 

 

 

La devoción que la M. Concepción tuvo al gran Patriarca San José fue muy grande. Señalaremos algunos aspectos:

 

* Todos los días, al dar el reloj, rezaba varias oraciones. Después concluía con una oración por los moribundos, de quien es Patrono San José:

"Misericordiosísimo Jesús, abrasado en ardiente amor por las almas, te suplico por las agonías de tu Corazón y los dolores de tu Santísima Madre, que laves en tu Sangre Preciosa a todos los pecadores de la tierra que están en agonía y tienen que morir hoy. Amén.

Corazón agonizante de Jesús, ten misericordia de los moribundos.

Corazón compasivo de María, ruega por nosotros, por los que están en pecado mortal y por las almas del Purgatorio.

San José, Padre adoptivo de Jesucristo y verdadero Esposo de la Virgen María ruega por nosotros y por los agonizantes de este día (de esta noche)".

 

* El 9 de Febrero de 1977 se inscribió en la 'Pía Unión del Tránsito de San José', particularmente comprometida para rezar por los moribundos. 

 

* Todos los días, rezaba en, honor a San José, los siete padrenuestros -conocidos por los 'dolores y gozos'.

* Cuando alguna persona joven quería conocer el estado que tenía que tomar en su vida, o encontrar la persona con quien unirse en matrimonio y pedía oraciones, ella solía recomendar que se lo pidiesen a San José, que le rezase los 'siete domingos, los dolores y gozos'.

Los anotamos a continuación: (entre estrofa y estrofa decía padrenuestro, Ave María y Gloria):

  1. Entre dudas, vuestra Esposa confuso dejar queréis; más por el Ángel sabéis ser su preñez milagrosa.

  2. Nace el Señor de señores sin albergue, en una cueva. Los Ángeles dan la nueva y le adoran los pastores.

  3. Se circuncida al Dios Hombre. Vertida su sangre veis; pero darle merecéis de Jesús, el dulce Nombre.

  4. De Simeón la profecía, de dolor y gozo os llena, pues os dice que la pena de Jesús, nos salvaría.

  5. Huyendo por los desiertos, a Jesús de Herodes libráis y, cuando en Egipto entráis, caen los ídolos yertos.

  6. Teme volviendo del Nilo, con razón, vuestra ternura. El Ángel os asegura en Nazaret un asilo.

  7. Al Niño Jesús perdido buscáis en Jerusalén y vuestros ojos lo ven entre sabios aplaudido.

 

EJEMPLO PRÁCTICO Y EFICACION DE SU DEVOCIÓN A SON JOSE...

... en vida:

En el año 1955, murió una persona que llevaba una vida no muy 'arreglada', murió después de recibidos los Santos Sacramentos. La Madre Concepción, que en aquel momento era maestra de novicias, cuando supo la noticia de que había muerto cristianamente, se alegró mucho en su interior y le dijo a una novicia: 'todos los días le rezo a San José los siete padrenuestros (pidiéndole por los moribundos -para que mueran en gracia de Dios-) y hasta ahora, no me ha fallado ninguno'. 

... después de su muerte:

sigue ayudando a los moribundos. Contaremos dos casos muy recientes, que han sucedido este año 2009:

  • Un joven que llevaba una vida no muy cristiana, falleció subítamente en accidente.

    Su familia muy piadosa, pensando en el estado de su alma, de ninguna manera podía consolarse ante esta muerte. Contaron a la comunidad que el policía les había devuelto su cartera y, con gran sorpresa, vieron que en ella llevaba una estampa de la M. Concepción. La comunidad entonces les dijo: pues estén bien tranquilas, que si llevaba una estampa de la Madre Concepción, es que ella se ha encargado de que muriese en gracia de Dios. Y les contaron lo que arriba hemos señalado y las palabras que había dicho ella:  'hasta ahora no me ha fallado ninguno'. Decir esto y quedar completamente consoladas su abuela y su madre -que llevaban dos meses de una tristeza insuperable- y quedar sus rostros radiantes de alegría fue todo uno. De hecho parece ser que el dicho policía llamó a un sacerdote y él no murió inmediatamente sino una media hora después del accidente.

  • Un chico de 17 años con un tumor cerebral.

    Desde el primer instante se le encomendó mucho a la M. Concepción; llevó su enfermedad con gran paz y alegría; un modelo y descanso para todos los que le rodearon. Era un ángel. Instantes antes de su muerte con la mano hacía ademán de que estaba acariciando la cabeza de alguien, a quien los que le rodeaban no veían. A continuación se llevaba la mano a su propia mejilla. Al no saber qué hacía, su madre le preguntó -refiriéndose a su cara- ¿te pica?. -No. Y volvía a hacer lo mismo. Su madre le preguntó quién era. Le costaba hablar, por lo que le acercaron un teclado de letras. Fue anotando, letra por letra, hasta ir formando dos palabras:

 C I E L O       A M O R      y preguntaba también deletreando: ¿Q U I É N    E S?

 y otra vez lo mismo

 C I E L O       A M O R      y preguntaba también deletreando: ¿Q U I É N    E S?

y así todo el tiempo. Hasta que entró en coma y murió.

Su tío-padrino pensó que aquella misteriosa persona que estaba allí debía ser no otra que la M. Concepción que le enseñaba que 'el Cielo es Amor' a quien tanto se le había encomendado el enfermo.

 


 

CELO POR LOS SACERDOTES.

SUS ESCRITOS. ENTREMOS EN SU INTERIOR...

La M. Concepción nunca se la vio coger apuntes en las pláticas de los Ejercicios Espirituales. Los escritos que se conservan de ella, son lo que después de la plática reflexionaba en la soledad de su celda sobre lo que más le había impresionado, y lo escribía para hacerlo vida.
 

* 1952:

 "Mi fin como carmelita es rogar por los sacerdotes"

"Propongo, cada hora pedir el reinado del S Corazón de Jesús,y por los sacerdotes".

"He recordado mi vocación también me llamaste a la vida contemplativa y apostólica en el sentido de rogar por los sacerdotes, como Sta. Teresita"

* Ejercicios espirituales por el P. Morán, redentorista

 "Es para nosotros un gran pecado por negligencia no llegar a la perfección pues tal vez por esta causa muchas almas no se salvarán. Debemos aspirar a una gran perfección".

 

¿QUÉ LEIA LA M. CONCEPCIÓN?

Estos párrafos los tenía en sus cuadernos de conciencia, los  meditaba y los hacía vida. Veámoslo...

"Si mi Corazón en la agonía vertió sobre los sacerdotes lágrimas de sangre, no fue tan solo porque los veía separarse de mi por la pérdida de la gracia santificante, sino porque muchos no viven vida de unión íntima conmigo. Yo los llamé a ser otros Cristos. Ser otros Yo: Tal es su vocación. Un gran número son mi consuelo, mi gloria, y mi alegría; pero otros me entristecen... ¿Quieres tú, esposa mía, ofrecerme el día de hoy, por medio de mi Santa Madre, en favor de mis sacerdotes...? (el Corazón de Jesús a Sor Josefa Menéndez)

"Me siento  atraída al Carmelo para vivir completamente una vida de oración y de unión con Dios, separada por completo del mundo. También me atrae por su austeridad y  por su fin de rogar por los sacerdotes y por los pecadores; y lo que me encanta es que la Carmelita se sacrifica en silencio, sin que vea el fruto de su oración y sacrificio" (Sta. Teresa de Jesús de los Andes)

 

EJEMPLOS PRÁCTICOS. 

 


    

 SANTA TERESA DE JESÚS Y LA M. CONCEPCIÓN.

 

Durante los Ejercicios espirituales de 1956 y 1957, la M. Concepción escribió en su libreta de conciencia estos textos referentes a Sta. Teresa de Jesús que le llamaron profundamente la atención y que después intentó imitarlo:

 

"Y lo que comía quería que estuviera desabrido, y una vez estando en refectorio, echó el bocado de la boca y dejó lo que comía y preguntándole yo después por qué lo había dejado que estaba bien guisado me respondió “ Por eso hermana, que me supo tan bien aquel bocado que no lo osé tragar: que en eso de la comida nunca habemos de buscar más de podernos sustentar” Y hasta cuando se sentaba miraba fuese con alguna penalidad, por no estar en ningún tiempo sin hacer alguna penitencia. (Historia del C.D. por el P. Silverio de Sta. Teresa. tomo II capítulo XXIII)

En Salamanca purgándose un día, le trajeron para comer de una gallina; y aunque mucho se lo rogaban y decían que mas las edificaría comiendo de ella, no se pudo acabar que la comiese, sino un poco de carnero cocido. (Historia. del C.D. tomo II capítulo XXIII )

En algunos en fuerza de presentar a la Santa alegre y sin encogimientos monjiles, aunque modesta, llegan hasta suponerla en banquetes regocijados de familia, y sin escrúpulos de comer cuanto en la mesa se ponía a pesar de la obligada vigilia que los descalzos tenían por ley. No, Santa Teresa no hizo nunca eso. No quita lo cortés a lo valiente.

La modestia y natural afabilidad con que hablaba a todos de cualquier negocio que se ofreciese, mezclando a veces dichos no poco agudos y festivos, no impedía que fuese, aun en los viajes, fiel y rigurosa guardadora de sus obligaciones regulares. ¡Tanto como lo fue! (Nota del P. Silverio de Sta. Teresa J de C.D. tomo II)

Como soy tan enferma, hasta que me determiné en no hacer caso del cuerpo, ni de la salud, siempre estuve atada, sin valer nada; y ahora hago bien poco. Mas como quiso Dios entendiese este ardid del demonio, y como me ponía delante el perder la salud, decía yo: poco va en que me muera; si el descanso: no he ya menester descanso sino cruz. (Sta. Teresa Vida capítulo 13)

Vi claro, que en muy muchas era tentación del demonio, o flojedad mía: que después que no estoy tan mirada y regalada, tengo mucha más salud. (Sta. Teresa Vida capítulo 13)

La M. Concepción hará por esos años estos propósitos intentando imitar a Sta. Teresa:

'Mortificación:

- Llevar el examen particular para alcanzar el espíritu de mortificación.
- En la comida no buscar contentar el gusto.
- En el sueño no dormir ni después de comer ni después de completas.
- Por las noches preparar los puntos de la Oración y determinar el fruto práctico que debo sacar. Sentarme incómoda.
- Al levantarme ofrecer las obras y proponer examen.
- Al primer toque de la campana, prepararme para rezar devota y dignamente el oficio divino.
- Trabajar para dulcificar mi carácter.

Porque lo que más hemos de procurar al principio es sólo tener cuidado de si sola, y hacer cuenta, que no hay en la tierra sino Dios, y ella; y esto es lo que le conviene mucho". (Sta. Teresa Vida capítulo 13)

Sea varón y no de los que se echaban a beber de bruces, cuando iban a la batalla, no me acuerdo con quien, sino que se determine que va a pelear con todos los demonios, y que no hay mejores armas que las de la cruz: aunque otras veces he dicho esto, importa tanto, que lo torno a decir aquí. Es que no se acuerde que hay regalos en esto que comienza porque es muy baja manera de comenzar a labrar un tan precioso, y grande edificio; y si comienza sobre arena, darán con todo en el suelo: nunca acabarán de andar de andar disgustados y tentados; porque no son estas las moradas adonde llueve el maná, están más adelante adonde todo sabe a lo que quiere el alma, porque no quiere sino lo que quiere Dios. (Moradas)

 
oleo-santa-teresa stateresa244
elletradillo

Cuadro al óleo de Sta. Teresa pintado por la Sierva de Dios M. Concepción.


 

Estatua de Sta. Mónica que la M. Concepción transformó en una estatua de Sta. Teresa para la nueva fundación del Carmelo de Binisalem.    

 


 

El letradillo: Cuadro al óleo de Sta. Teresa y la Beata María de Jesús 'el letradillo' pintado por la Sierva de Dios M. Concepción.