El EJEMPLO DE SU PROPIA VIDA ES MENSAJE PARA LAS

 

- Personas de gobierno: obispos, padres de familia, personas constituidas en autoridad: ‘siempre he dicho la verdad’, sin miedo a la persecución, con total libertad de espíritu, sin disimulación.’ ‘Hemos de estar contentos que hablen bajamente de nosotros’. ‘Si piensan mal de nosotros, mejor’.

- Para personas consagradas: ‘He procurado enamorarme intensamente de Cristo’. ‘La perfección, la santidad es para mí- alma consagrada- una obligación’. ‘Todo el mundo cumple su oficio; si yo no soy santa haré el ridículo’. ‘¿Qué dirá mi padre si no soy santa?’.

- Para jóvenes: ‘¡He de subir!’. Apenas nace su abuelo le regaló un huerto, que ahora es una calle: ‘huerto Torrella’. A los 22 años renuncia fiestas, lujos, cines, teatros, modas, joyas, riquezas, deportes, vida de sociedad… todo… se renuncia del todo incluso a sí misma. ‘El que encuentra una mina, va y vende todo cuanto tiene’. El Tesoro que ha encontrado es inmensamente mayor que la gran riqueza de todo tipo que tiene en la tierra.

- Personas adultas: “Tengo que obrar de tal manera, que todas puedan hacer lo que yo haga”. ‘La igualdad de ánimo en la contradicción, eleva el alma a gran perfección’. ‘Nada me quita el sueño’.

- Personas mayores: no hacía problema de sus achaques por la edad, y sólo tenía los ojos puestos en la meta: ‘no puedo perder ni un minuto’. “Pienso que cuanto más se ha subido y más cerca se está de la cumbre, hay que hacer un esfuerzo mayor para llegar a la meta. Así, cuantos más años han pasado y más cerca se está de la muerte hay que hacer un esfuerzo mayor para recuperar el tiempo perdido, pues como falta poco, no se puede perder ni un minuto. Corazón de Jesús, en Vos confío que me daréis las fuerzas necesarias.

- Personas sanas: ‘caminad mientras tenéis luz’.

- Personas enfermas: no hacía problema de su falta de salud y, como si le ocurriese todo esto a otra persona, aseguraba: ‘Yo puedo hacer tal cosa sin ningún problema’. ‘Nada me duele’. ‘Me encuentro muy bien’. Lo puedo hacer. Me va muy bien. No me cuesta nada. No me duele nada’.

- Personas casadas: ‘El amor no se cansa, y si se cansa, no es amor’. ‘Amar es darse, olvidarse, sacrificarse, entregarse por aquel a quien se ama’. Y si había problemas de convivencia, aconsejaba ver más que nunca a Jesús en la otra persona y decirle: ‘Jesús,¡ qué feo te has disfrazado!’